Noticia

Voluntarios de la Iglesia entregan mercados a migrantes venezolanos

Un grupo de miembros de La Iglesia de Jesucristo donó de su tiempo y esfuerzos para servir como voluntarios en la entrega de mercados a hermanos venezolanos en Bogotá

Como una manera de Iluminar al mundo en esta navidad, más de 50 voluntarios, miembros de la Iglesia de Jesucristo, se pusieron los conocidos chalecos amarillos de “Manos que Ayudan” y apoyaron a la Conferencia Episcopal en la entrega de mercados a hermanos venezolanos.

De diferentes partes de Bogotá llegaron los voluntarios para conducir primero a varios grupos de migrantes venezolanos al lugar convenido y luego apoyar la logística de la entrega de los mercados, que beneficiaron a más de 100 familias necesitadas en esta navidad.

Filas de beneficiarios que incluían mujeres embarazadas y madres con niños pequeños esperaron para recibir lo que se convertiría en su provisión por un tiempo. Los mercados incluían granos, cereales, pasta, enlatados, la infaltable masa para arepas y mucho más. Otras familias recibieron también kits de aseo y kits para niños.

En esta jornada que duró varias horas, las sonrisas y el agradecimiento no se hicieron esperar. Los niños y sus familias recibieron con alegría las donaciones y los voluntarios ayudaron a varias familias a cargar lo recibido y llevarlo hasta su transporte.

Marco Montenegro, uno de los líderes locales de la Iglesia de Jesucristo presentes en la actividad comentó: "Realmente fue una experiencia muy edificante. Hay personas con muchas necesidades que tuvieron que dejar todo atrás, entonces agradecemos poder servir de la manera como nuestro Salvador nos enseñó. Tal vez no lo hago como él, pero procuré hacerlo de la mejor manera. Agradezco por este tipo de actividades que son muy inspiradoras, nos sacan de nuestra comodidad y podemos acercarnos más a nuestros semejantes. Son cosas que nos hacen más humanos y nos acercan más a nuestro Salvador".

Esta es una de las alianzas que demuestran que las diferentes confesiones religiosas tienen más similitudes, que diferencias.  Que juntos pueden potenciar su influencia positiva en la comunidad y que los unen los actos de amor y de servicio hacia las personas que más lo necesitan.

A través del programa Manos que Ayudan, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, cada miembro se convierte en un voluntario para apoyar actividades que benefician a la comunidad. Esto permite a los miembros de la Iglesia tener más oportunidades para servir, poner en práctica el principio cristiano de amar al prójimo como a sí mismo y demostrarlo a través de actos de bondad y amor.

 

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.