Nota de prensa

Un año de posibilidades

El mejor enfoque para el nuevo año es la fe, el trabajo y la paciencia

A medida que cerramos los calendarios un año, avanzamos a abrir los del siguiente. Reflexionamos sobre días pasados ​​y anticipamos días por venir; miramos hacia atrás y hacia adelante cada vez que comenzamos otro año.

En realidad, el 1 de enero es solo otro día, no muy diferente de los otros 364 del año. Pero se ha convertido en un día para celebrar. ¿Por qué toda la emoción? Tal vez tenga algo que ver con la maravilla y el misterio de un nuevo año. Ninguno de nosotros sabe realmente lo que traerán los próximos 12 meses, qué nuevas experiencias tendremos, o qué sorpresas nos esperan.

Por supuesto, a veces no nos gustan las sorpresas. La incertidumbre puede ser incómoda, incluso aterradora. Pero también puede ser liberadora. Un nuevo año representa un nuevo comienzo, una oportunidad para mejorar y ser mejores, para lograr cosas que nunca antes habíamos hecho. Sí, es posible que hayamos cometido errores en el pasado, pero el año nuevo nos invita a dejarlos atrás. "Eso fue el año pasado", declaramos alegremente. "¡Hagamos que este año sea diferente!"

 

El mejor enfoque para el nuevo año es la fe, el trabajo y la paciencia. “Debemos estar dispuestos a trabajar sin conocer todos los resultados de antemano. . . . Debemos estar dispuestos a esperar las respuestas pacientemente. Debemos evitar el falso orgullo y la mezquindad y confiar en que Dios no nos dejará solos ni dejará que nada se pierda, ni que ningún bien quede sin recompensa”.

Sí, celebramos el día de Año Nuevo como una expresión de fe. Creemos que si somos diligentes y pacientes, cada año puede ser mejor que el anterior. En ese espíritu, Richard L. Evans ofreció estas palabras de bendición al año pasado y bienvenida al año que viene: “Dios, concédenos fe, trabajo, paciencia y un poco de tiempo para vivir la bondad de la vida con nuestros seres queridos, para vivir por encima de las controversias contenciosas, y para ver las certezas eternas más allá de las incertidumbres, y caminar en humildad de oración con Aquel que nos dio la vida eterna y que mantiene la Creación en su curso". 1

1 Desde la encrucijada (1955), 233–34.

Fuente: Música y Palabras de Inspiración (Music and the Spoken Word)

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.