Comunicado de Prensa

Sillas de ruedas que cambian vidas

Una mirada a la nuevas vida de los receptores de la donación

Bernardo Rodríguez tenía 19 años cuando trabajaba en una mina de Carbón y un accidente le impidió volver a caminar.  Para atender a sus dos pequeños hijos, se ayudaba con un caminador que no era suficiente por lo accidentado del terreno rural en donde vive con los niños.

Gracias al programa de sillas de ruedas de La Iglesia de Jescucristo de los Santos de los Últimos Días y a la gestión de la Gobernación de Cundinamarca, se lo evaluó y entregó una silla de ruedas todo terreno, en la que ahora se moviliza con mayor facilidad y desarrolla de manera autosuficiente sus tareas cotidianas y laborales, prestando de esta manera más apoyo a sus hijos y descansando un poco de los 10 años en que tuvo que vivir sin este valioso equipo.

Maruja, una mujer de 45 años, que nació con un leve retraso mental y completa inmovilidad en las piernas no podía valerse por sí misma y durante años estuvo resignada a arrastrase por el suelo de su comunidad. Una silla de ruedas le cambió la vida. La sonrisa capturada por la cámara refleja solo una mínima parte de su alegría al darse cuenta que en adelante podrá moverse por sí misma para, literalmente "levantarse del suelo".

En Ibagué, Ana Lucía Fonseca tiene parálisis cerebral congénita. Pese a sus limitaciones, su espíritu de superación la impulsa a esforzarse por ser deportista. Hoy gracias a su silla de ruedas asiste a entrenamientos regulares de natación y planea competir en los Juegos Paranacionales que se realizarán en su ciudad en el año 2015.

Bernardo, Maruja y Ana Lucía  son sólo 3 de los beneficiados, cuyas vidas y las de sus familias han sido transformadas como consecuencia del programa Sillas de rueda" de Ayuda Humanitaria de la Iglesia de Jesucristo. Los mormones saben que más allá de los números, lo importante es la vida de cada persona, “porque el valor de las almas es grande a la vista de Dios”.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.