Comunicado de Prensa

Mormones dan alimento a habitantes de la calle en Kennedy

El trabajo en equipo de los miembros de la Iglesia de Jesucristo permite que se entreguen 170 cenas mensuales en promedio

El programa “Manos Mormonas que Ayudan” de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días de la Estaca Kennedy trabaja para proveer de alimentos a los más necesitados de su localidad.

Las calles se tiñen de amor y sonrisas el tercer viernes de cada mes en la noche, cuando un grupo de miembros de la Iglesia las recorren en busca de aquellos que por muchas razones han abandonado su hogar y viven en las calles.

John Rodríguez, líder de la congregación Colombia Bogotá Kennedy dijo: “Desde que mi lider, Rafael Lopera, me dio la instrucción inspirada por el Señor de prestar servicio en esta asignación, para mí fue una verdadera bendición, ya que con la orientación de la directora de asuntos públicos Luisa Fernanda Ospina, hemos venido trabajando con el propósito de ayudar a nuestros hermanos más necesitados de la localidad.”

Esta actividad se lleva a cabo desde hace tres años con el apoyo de la Policía Nacional, quienes seleccionan los lugares de entrega de los alimentos y contribuyen con la seguridad para los miembros de la Iglesia que participan como voluntarios.

Los miembros de la Iglesia que sirven, lo hacen con el amor puro de Cristo extendiendo un plato de comida a quienes más lo necesitan; éste viene de la planeación y el amor de los consejos que realiza cada unidad. Tanto los miembros del sacerdocio como las mujeres de la Sociedad de Socorro, la organización de hombres y mujeres jóvenes de cada unidad, determinan el menú a preparar y la manera en la que se van a distribuir estos alimentos el día de la actividad.

Sin lugar a dudas, la actividad no sería exitosa sin las donaciones que realizan los mormones de cada barrio, sea con los alimentos o el trabajo en la preparación de estos. Todo se hace con la dirección de los líderes locales (obispos), que por vocación de servicio como atributo del Salvador, hacen posible que se entreguen entre 150 y 200 cenas mensuales en instituciones de rehabilitación de drogadictos y habitantes de la calle.

Los voluntarios donan de sus recursos con la convicción de seguir el discipulado de Cristo al dar a los necesitados de su localidad, tal como Él enseñó: “En cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños a mí lo hicisteis". Los miembros de la Iglesia están dispuestos a continuar con este programa, dado que cada participante ha vivido experiencias únicas que le han permitido sensibilizarse frente a la realidad del sector, a valorar lo que tiene y comprender profundamente el significado del servicio.

 

 

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.