Comunicado de Prensa

Hemocentro infantil: una exitosa iniciativa mormona

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, en cooperación con diferentes centros de salud y hemocentros a nivel nacional, organiza periodicamente una jornada de donación de sangre en procura de cumplir con dos objetivos principales. Uno, el de suministrar a dichos centros sangre idónea para la ayuda de pacientes que la requieran, y otro, promover la cultura de la donación habitual.

Según la Organización Mundial para la Salud (OMS) se calcula que, en general, se alcanza el mínimo necesario de unidades de sangre para atender las necesidades básicas de un país si el 1% de su población es donante (10 donantes por 1000 habitantes), pero millones de pacientes aún no tienen acceso a sangre segura cuando la necesitan.

Mujeres con complicaciones obstétricas, niños con anemia, víctimas de accidentes, pacientes que se someten a intervenciones quirúrgicas y personas con cáncer son algunos de los potenciales beneficiarios de las donaciones. En vista de tan constante necesidad de sangre, donarla es un regalo altruista e invaluable que marca muchas veces la diferencia entre la vida y la muerte. Aún más, las donaciones regulares de sangre por parte de un número suficiente de personas sanas son imprescindibles para garantizar la disponibilidad de esta en el momento y lugar que se necesite.

Los miembros de la Iglesia de Jesucristo son considerados donantes idóneos debido a su obediencia a los mandamientos referentes a cuidar el cuerpo. Entre otros factores, los hemocentros recalcan que los mormones no beben alcohol, no fuman, no utilizan drogas ilícitas, no llevan tatuajes ni tienen relaciones sexuales extramatrimoniales; en general procuran tener una vida saludable.

Al invitar a los miembros de la Iglesia y a quienes quieran sumarse a ellos a participar en jornadas como esta, se procura recibir sangre de donantes sanos, que donen de manera voluntaria, altruista y habitual. De acuerdo con la red distrital de sangre el tipo de donantes que se necesitan son los clasificados como voluntarios y habituales, es decir personas que concurran a donar sangre sin ninguna presión y sin recibir pago alguno, ya sea en efectivo o en especie, y que lo hagan semestralmente año tras año.

Una base estable de donantes con estas características permite garantizar un suministro fiable y suficiente de sangre no contaminada. Los donantes regulares, voluntarios y no remunerados son el grupo de donantes más seguros, puesto que son los que tienen las menores probabilidades de tener infecciones transmisibles por la sangre. Según la red distrital de sangre, en Colombia no se ha logrado un sistema de donación voluntario ni unos índices importantes en donantes habituales: menos de 55% de los donantes son voluntarios y menos del 10% son habituales.

De acuerdo con lo anterior, la jornadas de donación de sangre organizadas por la Iglesia de Jesucristo contribuyen al propósito nacional de garantizar a la población el acceso a sangre segura siempre que sea necesario. Adicionalmente se promueve una cultura frente a la donación de sangre que se espera que aumente con los años y parte fundamental de esta labor es el hemocentro infantil.

El Hemocentro infantil o Unidad Pedagógica Infantil de Donación de Sangre, consiste en una unidad de donación simulada lúdica, organizada en un lugar contiguo a donde se hacen las donaciones, ambientado para los niños con bombas, colores, mesas pequeñas, donde algunas jóvenes se visten como médicos y enseñan a los menores, mientras los padres hacen su respectiva donación. Los niños se encuentran con una camilla y una bolsa de suero pintada de rojo, simulando sangre. Se les explica a los niños qué es la donación de sangre, para qué sirve y de esta manera se busca forjar futuras generaciones de donantes habituales, las cuales crecerán entendiendo la importancia de este acto generoso de donar sangre y salvar la vida de personas que posiblemente nunca llegarán a conocer. 

Este modelo de la Unidad Pedagógica Infantil de Donación de Sangre ha sido tan exitoso en el fomento de la cultura de la donación voluntaria y regular de sangre, que ha sido adoptado por la Red Distrital de Bancos de Sangre y el Instituto Nacional de Salud para acompañar otras jornadas de donación. Esta idea innovadora permitirá que el buen hábito de donar sangre sea sostenible en el tiempo por generaciones enteras, garantizando además que los niños crezcan sin mitos, ni tabúes, respecto al tema de la donación de sangre.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.