Nota de prensa

El Elder Wells ha sobrevivido a tres atentados

Noticieros colombianos reportan la extraordinaria historia del Elder Wells

El Elder Wells ha sobrevivido a tres ataques terroristas; en el aeropuerto de Bruselas, en la maratón de Boston y en los ataques de Paris. En ninguno de los anteriores sufrió lesiones, excepto en el último en el que resultó con heridas en el talón y la pierna, y quemaduras de primer y segundo grado en la cabeza y en las manos.

El Elder Wells, hace parte de un equipo de 74000 misioneros en todo el mundo, distribuidos en 421 misiones, y pertenece a la misión de Paris, Francia, que comprende el norte de Francia y el sur de Bélgica.

Es posible ver a misioneros mormones en las calles de centenares de ciudades importantes del mundo, así como en miles de localidades más pequeñas. Son jóvenes mormones que dedican de 6 a 24 meses al servicio proselitista; hombres entre 18 y 25 años, y mujeres mayores de 19. También hay misioneros mayores que prestan servicio con sus cónyuges en el proselitismo, asistencia humanitaria, historia familiar, y otras labores en todo el mundo.

A los misioneros varones se les trata con el título de “élder” y a las mujeres se las trata con el título de “hermana”. La obra misional es voluntaria. Los misioneros pagan su propia misión, excepto el transporte hasta el campo misional y de regreso, y no reciben remuneración por sus servicios.

Los misioneros reciben su asignación de las Oficinas Generales de la Iglesia y sólo se les envía a los países donde los gobiernos permiten que la Iglesia funcione. No solicitan que se les asigne a determinada área ni saben de antemano si será necesario que aprendan un idioma.

Antes de ir a su área asignada, los misioneros pasan un corto tiempo en uno de los 17 Centros de Capacitación Misional que se encuentran por todo el mundo. Allí aprenden a enseñar el Evangelio de una manera ordenada y clara y, si es necesario, comienzan a aprender el idioma de la gente a la que van a enseñar. El centro de capacitación más grande se encuentra en Provo, Utah; y hay más centros en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Corea del Sur, España, Filipinas, Guatemala, Inglaterra, Japón, México, Nueva Zelanda, Perú y República Dominicana.

Los misioneros tienen estrictas normas de comportamiento y seguridad, sin embargo algunos han sido afectados por delincuencia común, enfermedades y en este caso, ataques terroristas. Muchas personas se preguntan cómo sus familias pueden confiar en que todo estará bien y ellos mismos guardan la esperanza y fortaleza en momentos difíciles lejos de sus familias (vea el pronunciamiento de la familia Wells y de las familias de sus compañeros afectados). Si se le pregunta a uno de ellos, seguramente expresará su testimonio sobre Jesucristo y cómo la fe en Él los mantiene fieles y felices en el servicio misional.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.