Comunicado de Prensa

Devocional de Navidad de la Primera Presidencia

Se celebra el nacimiento de Jesucristo

Entre los oradores estuvieron el presidente Henry B. Eyring, Primer Consejero de la Primera Presidencia, el Élder D. Todd Christofferson del Quórum de los Doce Apóstoles, Élder Richard J. Maynes de la Presidencia de los Setenta; y la hermana Bonnie L. Oscarson, Presidenta General de las Mujeres Jóvenes.

"Agradecemos a quienes han hecho de este centro de conferencias en un lugar perfecto para honrar el glorioso nacimiento en la vida terrenal del Salvador, el Hijo de Dios, y para profundizar nuestro compromiso de amarlo y seguirlo", dijo el presidente Eyring, que centró sus comentarios en la luz de Cristo.

"Lo que vieron [los pastores] con sus ojos físicos era un pequeño bebé. Pero lo que deseaban verificar era visible sólo a través de la vista espiritual ", explicó.

"Sentí la alegría de esa manera hace apenas unos días", dijo el presidente Eyring. "Nuestra primera bisnieta nació. Miré hacia ella y pensé: 'Ella parece brillar con una belleza que no pensé que fuese posible en un recién nacido ". En un instante me di cuenta de que la belleza  que vi y el resplandor que sentí cuando la miré a la cara vinieron de su pureza y, para mí, de la Luz de Cristo ".

"Es mi oración que cada uno de nosotros continúe en  la luz que hemos recibido y sigua el ejemplo del Señor en la elección de hacer el bien", dijo.

"Es de resaltar que el mismo Hijo de Dios, el gran Jehová de antaño, debió nacer en este mundo mortal en las más humildes circunstancias", dijo Élder Christofferson. Él compartió la historia de un niño de cuatro años, Ethan Van Leuven de West Jordan, Utah, que perdió su batalla contra el cáncer hace unas semanas. Sus vecinos se unieron para compartir Halloween, día de su cumpleaños y Navidad, su fiesta favorita, todo en una semana. El murió a los pocos días.

"Y así, en Navidad, las historias de su sacrificio y ministerio se multiplican a través de todo el mundo", dijo Élder Christofferson. "Nuestros dones y servicio pueden alegrar corazones; la bondad de los demás es bálsamo curativo para nuestras heridas. Es vivir la vida como el salvador lo haría".

"La historia de la Navidad es una historia de una familia que une el cielo y la tierra", dijo el Élder Maynes. "Cada miembro de la familia terrenal de Jesús -María, José y Jesús- se destacan como ejemplos superiores del regalo de Navidad que Dios da a toda la humanidad."

"Cuando vivamos diariamente los atributos demostrados por esta sagrada familia, estaremos realmente, celebrando Navidad todos los días del año, y llegaremos a entender la historia de la Navidad como es en verdad, una historia familiar que nos enseña cómo encontrar la alegría en esta vida y en la futura ", dijo el élder Maynes.

"Este es un momento mágico del año en que milagros suceden, corazones se ablandan, y el amor puro de Cristo se siente y se experimenta como en  ninguna otra época del año", exclamó la Hermana Oscarson. "Al celebrar el nacimiento de Jesucristo en esta temporada, vamos también a celebrar todo lo que Su nacimiento simboliza, sobre todo el amor."

"La manera de aumentar el espíritu de la Navidad es llegar con generosidad a los que nos rodean y dar de nosotros mismos", agregó la hermana Oscarson. "Los mejores regalos no son las cosas materiales,  sino regalos como escuchar, demostrar  bondad, de recordar, de visitar, de perdonar y brindar tiempo."

 

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.