Nota de prensa

17 de Marzo: Se organiza la Sociedad de Socorro

Un día como hoy en la Iglesia de Jesucristo

La Sociedad de Socorro es la organización más antigua y grande de mujeres en el mundo, con casi 6 millones de miembros en 188 países y territorios.  Fue establecida un 17 de marzo de 1842 para mujeres mayores de 18 años.

Su propósito es edificar la fe y la rectitud personal, fortalecer a las familias y los hogares y ayudar a los necesitados.

El lema de la Sociedad de Socorro, tomado de 1 Corintios 13:8, ​ es «La caridad nunca deja de ser».

La Sociedad de Socorro logra sus propósitos por medio de la instrucción dominical del evangelio de Jesucristo, el programa de hermanas ministrantes y a través del servicio caritativo y de Bienestar.

  

Historia

En la primavera de 1842 Sarah Granger Kimball y su costurera Margaret A. Cook, dialogaban combinando sus esfuerzos para coser la ropa para los trabajadores que construían el templo de Nauvoo. Determinaron invitar a sus vecinas para ayudar a crear la Sociedad Benéfica de Damas. Kimball pidió a Eliza R. Snow que escribiera la constitución y los estatutos para la organización los cuales serían entregados al Presidente de la Iglesia para que los revisara.

Después de haberlo hecho, El profeta José Smith expreso que era: "lo mejor que jamás había visto" pero dijo "esto no es lo que queréis. Decid a las hermanas que su ofrenda es aceptada por el Señor, y que tiene algo mejor para ellas que una constitución escrita... organizaré a las mujeres según un modelo de sacerdocio"

Fue asi que el 17 de marzo de 1842 el Profeta José Smith, acompañado de los líderes John Taylor y Willard Richards, se reunieron con veinte mujeres de diversas edades en el cuarto superior de una Tienda de Ladrillos Rojos. Allí se organizó oficialmente la Sociedad de Socorro Femenina de Nauvoo y se enseñó a las presentes los propósitos de la nueva organización, hoy conocida como la Sociedad de Socorro.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.