Élder Oaks: Gobiernos deberían garantizar la libertad de culto

Élder Oaks: Gobiernos deberían garantizar la libertad de culto

El apóstol mormon declaró en la Universidad de Oxford. También estuvo en la Casa de los Lores en Reino Unido.

Nota de prensa

“Ninguno de nosotros puede ignorar la importancia de la religión a nivel global -  en lo político, resolución de conflictos, desarrollo económico, ayuda humanitaria y más”, dijo el Élder  Dallin H. Oaks del Cuórum de los Doce Apóstoles de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, durante una charla el martes 9 de junio de 2016 en St. Jones College de la Universidad de Oxford.

El apóstol mormón se dirigió a un grupo enfocado en la libertad religiosa convocado entre el Seminario de Pensamiento Constitucional del Instituto Americano Rothermere  de la Universidad de Oxford, el Programa de Gobierno Constitucional de la Facultad de Leyes, el Programa de Religión y Relaciones Internacionales (Regents Park College), y la publicación de Ley y Religión de Oxford.

“Los gobiernos deben garantizar la libertad religiosa de sus ciudadanos", argumentó Elder Oaks, un ex juez de la Corte Suprema de Utah y profesor de derecho de la Universidad de Chicago que ha estado escribiendo y hablando sobre la libertad religiosa durante más de 50 años.

El Elder Oaks dijo que voces prominentes están desafiando la protección de la religión, según está incluida en el Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas de 1948, tal como él puntualizó. "Otras voces tratan de marginar la religión y los creyentes, por ejemplo mediante la limitación de la libertad religiosa a la enseñanza en iglesias, sinagogas y mezquitas, mientras que se niega el ejercicio de las creencias religiosas en la plaza pública."

El día antes de su discurso en Oxford, el Elder Oaks también participó en el Grupo Parlamentario de Todos los Partidos (APPG) para la Libertad Internacional de Religión o Creencias, una reunión en la Cámara de los Lores en el Parlamento del Reino Unido en Londres. El grupo existe para elevar el perfil de la libertad internacional de religión como uno de los derechos de humanos entre los parlamentarios, los medios de comunicación, el gobierno y el público.

"Si bien el derecho a la libertad de religión o de creencias es fundamental para una sociedad civilizada, es importante animar a nuestros gobiernos para que lo pongan en lo más prominente de sus agendas", dijo la baronesa Elizabeth Berridge, una miembro de la Cámara de los Lores británica y copresidenta de la APPG para la Libertad Internacional de Religión o Creencias. "Como uno de los grupos de todos los partidos parlamentarios más grandes en el Reino Unido, recibimos con agrado el continuo apoyo de 24 organizaciones participantes, incluido el dedicado esfuerzo de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Esta ayuda es invaluable para el trabajo parlamentario en este derecho humano vital."

Otros participantes en la reunión APPG incluyeron a miembros de la Casa del Parlamento, a Robert P. George (Universidad de Princeton), presidente de la Comisión de EE.UU. sobre Libertad Religiosa Internacional, y al profesor Cole Durham (Universidad de Brigham Young, Centro Internacional de Estudios de Derecho y Religión). La Baronesa Berridge y Robert P. George también hablaron en la reunión en Oxford.

Robert P. George dijo en Oxford, "No son sólo los gobiernos los que tienen la responsabilidad de ser poderosos defensores de la libertad religiosa. Los grupos de fe tienen una gran responsabilidad también. Es imperativo que las comunidades religiosas convoquen, independientemente de las diferencias teológicas o culturales, a personas afines del otro lado de la división religiosa".

Los resultados del Centro de Investigación Pew muestran que un 84% de la población del mundo se identifica con una religión en particular. Sin embargo, el 87% de los habitantes del mundo viven en países con alta o muy alta restricción a la libertad religiosa, según Pew.

"Entender la religión y su relación con las preocupaciones mundiales y con los gobiernos, es esencial para tratar de mejorar el mundo en el que vivimos", dijo Elder Oaks en Oxford.

El Elder Oaks continuó: "A pesar de que la libertad religiosa es desconocida en la mayor parte del mundo y de que está amenazada por el secularismo y el extremismo en la otra, hablo en favor del ideal en el que las libertades que la religión desea proteger son inherentes y dadas por Dios, pero son ejecutadas a través de relaciones mutuamente complementarias con los gobiernos que buscan el bienestar de todos sus ciudadanos".

"Muchos de los avances morales más significativos en la civilización occidental han sido motivados por principios religiosos y promovidos a su adopción oficial por la predicación en púlpitos", dijo Elder Oaks.

Elder Oaks dijo que una mayoría del trabajo de caridad en los EE.UU. "se originó con y todavía está siendo mayormente patrocinada por organizaciones religiosas e impulsos religiosos." Añadió que las sociedades occidentales no se mantienen unidas por la imposición de leyes sino por aquellos que obedecen voluntariamente los estatutos debido a sus creencias religiosas.

"Sostengo que las enseñanzas religiosas y las acciones de los creyentes motivadas por la religión, son esenciales para una sociedad libre y próspera y siguen mereciendo protecciones legales especiales", explicó.

Elder Oaks dijo que hay responsabilidades complementarias entre los gobiernos y religiones, y que "los gobiernos, obviamente, tienen derecho a esperar obediencia a las leyes y el respeto de la cultura" y que ningún país necesita ofrecer refugio a organizaciones que promueven el terrorismo.

Dijo que las funciones complementarias de la religión y el gobierno están siendo "puestas a dura prueba" en la Europa actual.

"La afluencia masiva de refugiados principalmente de la religión y la cultura musulmana en países con una cultura diferente y diferentes religiones, obviamente, crea serios retos políticos, culturales, sociales, económicos y religiosos", dijo el Elder Oaks. Pero usó el ejemplo de su propia fe, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, para mostrar cómo la religión y las organizaciones religiosas pueden ayudar a corto y largo plazo.

Los Mormones han proporcionado alivio para los refugiados en Europa, así como para otros esfuerzos humanitarios en todo el mundo, sin tener en cuenta la afiliación religiosa. En 2015, la Iglesia estaba involucrada con 177 proyectos de atención de emergencias en 56 países. Además, cientos de proyectos tales como el de agua potable, la inmunización y el cuidado de la visión, beneficiaron a más de un millón de personas en todo el mundo.

Otros ejemplos incluyen una colaboración durante el 2015 entre el Programa de Bienestar SUD, el brazo humanitario de la Iglesia, y la Fundación AMAR con sede en Gran Bretaña para la construcción de centros de atención primaria para la minoría Yezidi en el norte de Irak, que fue el blanco de ISIS y un programa de asistencia de cinco años en el sudeste Asia, después del terremoto y el tsunami de 2004 que mató a miles de personas en 14 países.

"La atención a los pobres y necesitados no es opcional o incidental en nuestra Iglesia", dijo Elder Oaks.

Concluyó su conferencia hablando de varias ventajas de la Iglesia tiene para ayudar a magnificar su impacto, incluyendo la experiencia de los voluntarios, las contribuciones financieras de los miembros y una organización mundial de base local que puede ser movilizada inmediatamente. En marzo de 2016, líderes de la Iglesia invitaron a las mujeres de todas las edades a ayudar a los refugiados en sus comunidades locales.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.